Enlaces Institucionales
Portal de educación Directorio de Centros Recursos Educativos Calendario InfoEduc@
Reconocimientos
Certificacion CTIC Nivel 5
a
a
a
HISTORIA Y PATRIMONIO » Informe Histórico
HISTORIA Y PATRIMONIO
Informe Histórico

INFORME HISTÓRICO SOBRE EL ENCARGO Y REALIZACIÓN ( ÉPOCA, AUTORES, ETC.)

 

En primer lugar, señalamos que el espacio urbano que ocupa el actual edificio se ha caracterizado, desde hace al menos dos siglos y medio, por estar destinado a funciones educativas y sociales.

El B.I.C. se enmarca en el área urbana del Casco Antiguo o Histórico de la Ciudad de Segovia, en la parte que desde la Edad Media se denomina “extramuros”, por estar fuera de las murallas o, también, “arrabales”.

Una buena parte del mismo formaba parte en los siglos bajomedievales del llamado Corral de San Benito, antigua advocación del Convento de San Francisco, donde hoy se ubicadesde 1862, la Academia de Artillería, en la que se forman, desde su creación por Carlos III, los futuros oficiales y suboficiales españoles de este arma militar. Hoy día, el antiguo solar de aquel primer convento lo ocupan nuestro Instituto y la Academia de Artillería, separados ambos por el Acueducto.

Las arquitecturas históricas que rodean nuestro B.I.C. en un radio no superior de 300 metros, que en su mayor parte se corresponde con los antiguos arrabales de San Salvador y San Justo, nos dan una idea de lo verdaderamente histórico y monumental del entorno urbano en el que nos anclamos. A continuación ofrecemos una lista de las mismas ( omitimos aquellos edificios que se alzaban en nuestros alrededores pero que con motivo de las desamortizaciones decimonónicas o la especulación actual han sido derruidos o convertidos en algo irreconocible, pero que, sin duda coexistieron durante los dos siglos y medio citados con nuestro B.I.C.), siguiendo un orden cronológico:

 

EDAD ANTIGUA:

  • Acueducto Romano. Lindamos con él en toda la extensión de nuestras fachadas Sur y Oeste, la que se corresponde con los arcos entre el segundo y el tercer ángulo del monumento. Parte de estos arcos fueron los derribados por los musulmanes en el siglo XI y reconstruidos en época de los Reyes Católicos, por Fray Juan de Escobedo. .

EDAD MEDIA:

 

- Siglo XII:

  • Iglesia románica de San Justo. Importantísimas pinturas al fresco, bien conservadas.

 

-Siglo XIII:

  • Iglesia románica de San Salvador.

 

- Siglo XV:

  • Convento de San Francisco. Excelente Claustro gótico flamígero. Hoy Academia de Artillería.
  • Convento de San Antonio el Real. Palacio de retiro de Enrique IV. Excelente ejemplo del arte mudéjar.

 

EDAD MODERNA:

 

-Siglo XVI:

  • Casa Blasonada de los Marqueses de Peñasrubias. En la Plazuela de San Salvador. Arquitectura nobiliaria. Fachada en perfecto estado. Escudo picado por su participación a favor de los Comuneros de Castilla..
  • Casonas de grandes mercaderes. Hay varios ejemplos: destacan las de la Plaza Día Sanz. Son ejemplo de arquitectura industrial, con ladrillo y galería superior de madera o tirador. (Secaderos de lana ).
  • Casa del Sello. Extraordinaria fachada de granito. Aquí se sellaban los paños con la impronta de calidad de ser fabricados en Segovia. Actualmente se está rehabilitando para uso de la Cámara de Comercio de Segovia. C/ San Francisco.

-Siglo XVII:

  • Casonas de grandes mercaderes. De menos calidad que las del siglo anterior. Restos apenas visibles.

 

EDAD CONTEMPORÁNEA:

 

- Siglo XVIII:

  • Palacio de los González. Obra de Juan de la Torre y López. Buen ejemplo segoviano del clasicismo de fines de esta centuria. C/ Ochoa Ondátegui.

 

- Siglo XIX:

  • Remodelación de la fachada de la Academia de Artillería. Obra de Joaquín Odriozola Grimaud. Este arquitecto es el que más influyó en el urbanismo de nuestra Ciudad, en el periodo en que fue arquitecto municipal (1870-1913). Este urbanista influyó en la alineación de calles adyacentes del B.I.C. También realizó un proyecto de actuación del que más tarde hablaremos.

 

-Siglo XX:

  • Fundación “Ezequiel González”.Edificio que albergó desde 1903 una escuela de niños pobres y que hoy es el Instituto de Educación Secundaria del mismo nombre. Plazuela de San Salvador.

 

En este entorno “extramuros” vinieron a parar cristianos de distintas partes del reino de Castilla y, también, extranjeros: franceses ( la actual calle Gascos, así lo atestigua), Germánicos

( se habla de un antiguo arroyo Alemán), gentes emprendedoras y que en muchos casos hicieron fortuna, pues sabemos que sus ocupaciones estaban ligadas a la lana, la producción de paños y a las figuras de los grandes mercaderes. Y esto en la Segovia de la Edad Moderna era sinónimo de buena posición económica dada la importancia que la industria lanera segoviana tenía internacionalmente. La propia Casa del Sello, como dijimos antes se sitúa en nuestras inmediaciones.

A estos hombres de fortuna les adjudicamos el inicio del proceso que, desde principios de la Edad Moderna, relaciona nuestro B.I.C. con la educación y la cultura, verdadero sentido histórico del mismo.

Conocemos de la existencia en esta área, aunque no hemos sido capaces de localizarlo exactamente, pero sospechamos que sería en nuestro mismo solar, de una Casa de Expósitos, ya en el Siglo XVI, que atendía las necesidades básicas de los niños huérfanos donde, también, recibían algo de educación. Estas Obras Pías eran cosa común entre los adinerados de estos siglos, imbuidos de un gran espíritu filantrópico.

Una de estas Obras Pías va a marcar definitivamente la arquitectura y destino secular de nuestro B.I.C.. Nos referimos a la FUNDACIÓN DE DON DIEGO OCHOA DE HONDÁTEGUI, hecha por este industrial lanero en 1751, con la que se van a edificar las primeras arquitecturas, iniciándose así un proceso constructivo, en el que, teniendo como base este antiguo edificio, y a través de sucesivas modificaciones, ampliaciones o nuevos proyectos arquitectónicos, se ha derivado en el complejo edificio que tenemos hoy.

 

Estructuramos el análisis de este proceso constructivo en dos FASES:

 

1ª FASE: LOS EDIFICIOS DE FUNDACIÓN DE DON DIEGO OCHOA DE

HONDÁTEGUI ( 1751-1868 ).

 

2ª FASE: LAS MODIFICACIONES, AMPLIACIONES Y NUEVOS PROYECTOS

PARA COVERTIR LOS ANTIGUOS EDIFICIOS EN INSTITUTO DE

EDUCACIÓN SECUNDARIA ( 1869-2003 ).

 

1ª FASE: LOS EDIFICIOS DE FUNDACIÓN DE DON DIEGO OCHOA DE HONDÁTEGUI ( 1751-1868 ).

 

Hemos localizado el origen de este apellido en unas listas genealógicas que lo sitúan en tierras alavesas, en el siglo XVII. Sabemos que era un potente industrial lanero de la Segovia de mediados del siglo XVIII y que legó en su testamento, de 5 de marzo de 1751,parte de sus bienes para la construcción de un Colegio de niños huérfanos, y unas escuelas en este solar adquirido por él en la calle del Romero, hoy Almira. No sabemos nada del arquitecto o maestro de obras que se encargaron de levantar estas construcciones, pero, si colegimos, la correspondencia con las partes de nuestro actual edificio, su localización y sus características arquitectónicas.

Se conoce que había dos edificios diferenciados y un patio entre ambos:

Primer edificio. Era el principal : el Colegio para los niños huérfanos, conocido en distintos documentos como Colegio de San Diego, Colegio Hondátegui o Colegio del Fundador. Este lo situamos en las fachadas Sur y Oeste de nuestro centro, y ocuparía un espacio siempre al SO del actual patio de cristales ( Ver plano nº ). Desconocemos el acceso, si por la fachada Oeste, donde está el jardín, o por la Sur frente a los arcos.. Esta era un construcción sólida ( en 1868 cuando se decide hacerlo Instituto de Segunda Enseñanza estaba en muy buenas condiciones, también sabemos que los muros de carga siguieron siendo parte estructural del edificio dedicado a Instituto), constaba de 2 crujías, tenia 2 alturas, Salón de Actos, habitaciones para el Director, Conserje y Portero, era amplio( según un documento de 1809,había 80 colegiales, aunque era pequeño para contener un número de alumnos en torno a los 150 que daban clase en los antiguos edificios del Instituto sitos en la Casa de Segovia, y después en el Hospital de Viejos ), salubre ( tenía jardín / huerto -al Oeste-, y agua en abundancia, pues el propio Andrés Gómez de Somorrostro en su obra sobre el Acueducto, de 1820, reconoce todavía la existencia de cerbatanas o conductos perpendiculares al monumento por donde se surtía de agua a las casas, y que éstas estaban, sobre todo, entre San Francisco y San Gabriel, es decir en la parte tangente a este edificio).

El Colegio de San Diego se cerró en 1812 por falta de fondos. Luego se abrió hasta el fin del Trienio Liberal (1820-1823), cerrándose, después hasta 1827, en 1828 fue ocupado por militares hasta, al menos 1831, pues hemos encontrado un documento de marzo de ese año que solicita al ayuntamiento el pago del acuartelamiento de tropas de tres años. En 1844 se vuelve a abrir a la actividad docente.

Segundo edificio. Era el secundario. Se debió construir, también, a la vez que el Colegio y estaba destinado a las Escuelas. Estas las situamos en la fachada Este. Desconocemos, también su acceso, si era a través del Colegio o directamente por la parte Sur. Aquí los alumnos recibían formación: lectura, escritura, canto, dibujo, y si tenían cualidades se les enviaba, con dinero de la fundación, a estudiar al contiguo Convento de San Francisco o al Seminario, creado en Segovia en 1781.

La escuela se cerró en 1813, un año después que el Colegio, por falta de fondos. Corrió, después, el mismo destino del primer edificio hasta 1844.

El Patio interior. Este espacio debe coincidir básicamente con el actual Patio de Cristales. Ha sido un espacio de recreo para los alumnos. Suponemos que era un área sin urbanizar, de barro, o, seguramente, de gneis, que es la roca que aflora y sobre la que se levantan los edificios en esta parte de la Ciudad. Este patio se empedrará al iniciarse las obras del Instituto.

Estos edificios estuvieron, por tanto, abiertos para la actividad para la que fueron concebidos por su fundador, desde 1751 hasta 1812-1813, en los que los miembros de la Fundación se vieron en la necesidad de cerrarlos por que las rentas no llegaban para sufragar los gastos, pero éste debió ser un cierre transitorio obligado por las circunstancias históricas del momento ( hemos de recordar como Segovia fue una de las capitales más castigadas por el invasor francés, que la ocupó, durante nuestra Guerra de Independencia). Después se abrieron hasta el final del Trienio Liberal (1820-1823), y a continuación fueron ocupados por destacamentos militares en distintos años hasta que en 1844 se abrió en ellos una escuela. Sabemos que los bienes y rentas con los que se financiaba la Fundación fueron administrados hasta 1868 por la Diputación Provincial.

Hasta fin de este periodo sabemos que el primer edificio, el Colegio de San Diego, fue usado como Escuela Normal, y el segundo edificio, la Escuela, como Escuela de prácticas de niñas agregada a la Normal. Este es documentalmente cierto, desde 1844.El número de alumnos era entonces de 44, los había de pago y de pobre. El número de alumnos de pago en los años 1851 a 1854, fluctuaba a la baja, de 24 a 17. Entre estos alumnos hemos encontrado a nombre importantes en la Historia de Segovia( El marqués de Lozoya ), Directores Instituto( Tomás Baeza, Ildefonso Rebollo),etc.

Durante este periodo toda la actividad se seguiría desarrollando en los edificios que no sufrirían modificación arquitectónica alguna.

 

2ª FASE: LAS MODIFICACIONES, AMPLIACIONES Y NUEVOS PROYECTOS PARA COVERTIR LOS ANTIGUOS EDIFICIOS EN INSTITUTO DE EDUCACIÓN SECUNDARIA ( 1869-2003 ).

 

El momento del cambio histórico que da comienzo a la Segunda Fase constructiva no es ajeno a la Revolución Gloriosa de 1868, pues, aunque, ya desde principios de los años 60 de ese siglo, hay una inquietud por hacer un centro de nueva construcción para el Instituto de Segovia, las decisiones que unen esta iniciativa con los antiguos edificios de la Fundación Ochoa Hondátegui se toman en ese momento.

Las autoridades segovianas se plantean la necesidad de construir un Instituto de Segunda Enseñanza, pues aunque éste había sido creado en 1845, con el Plan Pidal, no se disponía de local propio ni capaz de resolver las necesidades que este tipo de centros exigía. Además, otras ciudades españolas estaban trasladando sus Institutos a centro nuevos. Se elaboró en 1867 un proyecto de nuevo edificio, obra de José Asensio, arquitecto de la Diputación, pero al no haber dinero suficiente se optó por ocupar para este fin algún convento desamortizado ( San Francisco, Sancti Spiritus) , o los edificios de la Fundación Ochoa Hondátegui. Los conventos no pudieron ocuparse, el primero porque allí se trasladó la Academia de Artillería, pues su sede, el Alcázar, había sufrido un incendio en 1862, y el segundo, por que era insalubre.

Así, a partir de 1869, se transfieren al Instituto los bienes y rentas de la Fundación Ochoa Hondátegui, lo que, junto a los otros ingresos de que disponía el mismo(arbitrio del aguardiente, Ración de Cantores, tasas, etc.) posibilitan el inicio un nuevo esfuerzo arquitectónico, del que estamos mejor documentados y conocemos los títulos de los proyectos, sus autores y las fechas de ejecución. El eje cronológico de este proceso tiene los siguientes hitos:

  • 1869. Comienzan las obras de rehabilitación de los viejos edificios de la Fundación y de adquisición de terrenos y casas colindantes (hacia el Oeste, para ampliar el Jardín, hacia el Sur y hacia el Norte para edificar).La tarea de adquisición de terrenos no se concluyó hasta 1883.
  • 1873. Se coloca la verja de hierro hoy existente, y se elimina la empalizada de madera que había.
  • 1880. Los arquitectos del Ayuntamiento, D. Joaquín de Odriozola y Grimaud y, de la Diputación, D. Antonio Bermejo , presentan “ Proyecto de reforma y ensanche del Instituto Provincial de Segunda Enseñanza”. No realizado.
  • 1880/1881. Se construye un Observatorio Meteorológico. Según algunas fotografías se situaba en el Jardín, porque en ellas observamos, claramente, la garita de madera que contenía los aparatos científicos de medición. También, se alinean las calles adyacentes, por el arquitecto municipal D. Joaquín Odriozola, lo que , sobre todo, influye en lo que será la fachada Norte del B.I.C..
  • 1883. Dan comienzo las obras de un nuevo proyecto, sólo firmado por Antonio Bermejo. Este proyecto contempla la conservación del anterior edificio ( que hemos llamado “Colegio de San Diego”, sirviendo sus muros como paredes maestras) y su ampliación hacia el Norte y NE. Se rediseña la fachada Oeste, o noble, con dos puertas, y no con una que tenía el Colegio. Se unen los dos edificios de la Fundación, el Colegio y la Escuela, y se articula entre ellos, un patio de 2 claustros con ventanales de madera abiertos al mismo. Se construye el Paraninfo y se colocan en él los famosos medallones, obra del escultor Rodríguez Vicente, además de un dosel de terciopelo.
  • 1885. Se inician las clases que durante el periodo de obras 1883-1885, se impartían en el Hospital de Viejos (Hoy Museo Esteban Vicente).
  • 1889. Proyecto de revoque de las fachadas y cambio del tejado. Obra de A. Bermejo. Lo cual nos dice que hasta entonces las fachadas eran de ladrillo visto.
  • 1896. Proyecto definitivo del Jardín. Obra de A. Bermejo. Su fin era adaptarlo a la asignatura de Agricultura y convertirlo en Botánico.
  • 1901-1905. Pequeñas mejoras. Obra de D.Enrique Repullés y Vargas.
  • 1924. Se instala la calefacción, hasta entonces de estufas. Los alumnos hasta entonces no se quitaban la ropa de abrigo en las clases. Obra de César Pradilla.
  • 1933. Proyecto de Anselmo Arenillas. No realizado en su mayor parte, contemplaba cubrir el patio de los dos claustros con una armadura de cristal, mejorar el muro del jardín, variar la escalera y habilitar el Paraninfo, para el Museo Ezequiel González, pues las obras de este legado de 1903 estaban simplemente almacenadas por el centro.
  • 1978. Proyecto de Ignacio de las Casas. Hasta esta fecha no se hacen modificaciones porque las autoridades querían construir otro edificio nuevo, que llegó en 1963 , hoy “I.E.S. Andrés Laguna”, quedó en nuestro solar la parte femenina del mismo. Con este proyecto se cerró el patio con una bóveda de metal y cristal, hoy existente, con el objetivo de servir de patio de recreo y gimnasio.
  • 1984. Proyecto de Eduardo Pérez de Castro. Se amplía la parte nueva, que llamamos Aulario y se comunica con lo ya edificado. Para ello hubo que adquirir nuevas fincas, por el Norte y NE.
  • 1986. Proyecto de Mariano Velasco Gómez. Se mejoran las medidas de seguridad, electricidad, fontanería, se revocan nuevamente las fachadas, se quitan las contraventanas de los vanos de los claustros que dan al patio, se actúa en el Paraninfo y se rehabilita en Aula Machado, única que queda con la estructura de las primitivas cátedras del siglo XIX.

 

Desde 1986, las actuaciones en el edificio no han tenido repercusiones reseñables, salvo tirar algún tabique o construirlo para ampliar o desdoblar aulas, pintar partes del interior, pero no se afecta la estructura ni la estética de las partes “nobles” del B.I.C. No ha habido, tampoco, ninguna actuación en las fachadas exteriores.

Enlaces Institucionales
Portal de educación Directorio de Centros Recursos Educativos Calendario InfoEduc@
Reconocimientos
Certificacion CTIC Nivel 5