NORMAS DE CONVIVENCIA DEL CENTRO (R.R.I.)

 

Nuestro instituto es un lugar de convivencia y trabajo en el que pasamos una buena parte del día. Como en cualquier grupo humano, es necesario observar unas mínimas normas de conducta que deben basarse en el respeto a los demás y a las instalaciones del centro. Dichas normas obligan a todos los miembros de la comunidad educativa y se concretan en:

1.- PUNTUALIDAD: Los alumnos deben estar en clase cuando suena el timbre de entrada y siempre antes que el profesor, de manera especial cuando comiencen las clases, a las 8:30 de la mañana.

Ante faltas reiteradas de puntualidad, el profesor deberá aplicar, de forma graduada, las siguientes medidas:

    1. El alumno podrá permanecer entre cinco y diez minutos a la puerta de la clase, hasta que el profesor consienta su entrada.

    2. El profesor podrá rellenar un parte de incidencia que será entregado al tutor y comunicado a los padres del alumno.
    3. El profesor podrá rebajar la calificación del alumno hasta en un punto en la evaluación correspondiente.

2.- TRATO SIEMPRE RESPETUOSO A LOS PROFESORES, COMPAÑEROS Y PERSONAL NO DOCENTE.

3.- RESPETO A LAS INSTALACIONES DEL CENTRO: Los alumnos están obligados a hacer un uso adecuado del mobiliario y a evitar la suciedad en suelos y paredes. Los daños intencionados deberán ser reparados o abonados por los responsables.

4.- PERMANECER EN EL AULA DURANTE LOS 5´ ENTRE CLASE Y CLASE, salvo si tienen que desplazarse a otras dependencias. En ningún caso saldrán del Centro ni harán desplazamientos que no estén justificados. Deberán, igualmente, no obstaculizar el paso en escaleras y pasillos. En caso de ausencia de un profesor, obedecerán al profesor de guardia.

5.- EVITAR CORRER POR LOS PASILLOS, GRITAR O PROFERIR INSULTOS.

6.- NO PERMANECER EN LAS AULAS DURANTE LOS RECREOS: Los alumnos de primero y segundo de ESO deberán salir al jardín del Instituto durante los recreos o permanecer en el patio de cristales cuando el tiempo sea especialmente desapacible. No podrán deambular por otros espacios del Centro.

7.- LOS ALUMNOS EVITARÁN CUALQUIER COMPORTAMIENTO INADECUADO HACIA EL EXTERIOR QUE DÉ UNA MALA IMAGEN DEL CENTRO: No insultarán ni arrojarán objetos contra los viandantes; no lanzarán “nada” a la calle, a otros centros educativos, a edificios colindantes o a patios vecinales.

8.- NO ESTÁ PERMITIDO FUMAR EN NINGUNA DEPENDENCIA DEL CENTRO. La prohibición incluye el patio exterior y el acceso a las puertas del instituto, especialmente la de la Escuela Oficial de Idiomas.

9.- NO ESTÁ PERMITIDO EL USO DE TELÉFONOS MÓVILES U OTROS APARATOS ELECTRÓNICOS DURANTE EL HORARIO ESCOLAR: El profesor podrá reclamarlos al alumno y depositarlos en Jefatura de Estudios. El uso inadecuado de estos aparatos será objeto de alguna medida correctiva.

10.- SE RECOMIENDA AL ALUMNADO EVITAR EXCESOS EN EL VESTIR Y EN LA EXHIBICIÓN DE MENSAJES AGRESIVOS EN SUS PRENDAS O COMPLEMENTOS.

 

EL INCUMPLIMIENTO DE ESTAS NORMAS CONLLEVARÁ LA APLICACIÓN DE MEDIDAS CORRECTIVAS TALES COMO: comunicación a los padres, permanencia en el Centro fuera del horario lectivo, limpieza de espacios, reparación de objetos dañados, exclusión de participar en actividades extraescolares, realización de tareas escolares,....

 

CONDUCTAS CONTRARIAS A LAS NORMAS DE CONVIVENCIA Y SU CONCRECIÓN

Las conductas que no observan estas normas se clasifican en:

  1. conductas contrarias a las normas de convivencia y

  2. conductas gravemente perjudiciales para la convivencia en el centro, que se califican como faltas.

    Se consideran conductas contrarias a las normas de convivencia:

1. Las manifestaciones expresas contrarias a los valores y derechos democráticos legalmente establecidos:

2. Las acciones de desconsideración , imposición de criterio, amenaza, insulto y falta de respeto, en general, a los miembros de la comunidad educativa, siempre que no sean calificadas como faltas:

3. La falta de puntualidad o de asistencia a clase, cuando no esté debidamente justificada.

Y además:

4. La incorrección en la presencia, motivada por la falta de aseo personal o en la indumentaria, que pudiera provocar una alteración en la actividad del centro, tomando en consideración, en todo caso, factores culturales o familiares:

- eructar o tener otros comportamientos antihigiénicos de forma deliberada

- vestir de forma inadecuada con ropa excesivamente informal

5. El incumplimiento del deber de estudio durante el desarrollo de la clase, dificultando la actuación del profesorado y del resto de los alumnos:

6. El deterioro leve de las dependencias del centro, de su material o de pertenencias de otros alumnos, realizado de forma negligente o intencionada:

7. La utilización inadecuada de aparatos electrónicos:

8. Cualquier otra incorrección que altere el normal desarrollo de la actividad escolar y no constituya falta:

1. La falta de respeto, indisciplina, acoso, amenaza y agresión verbal o física, directa o indirecta al profesorado, a cualquier miembro de la comunidad educativa y, en general, a todas aquellas personas que desarrollan su prestación de servicios en el centro educativo:

2. Las vejaciones o humillaciones a cualquier miembro de la comunidad educativa, particularmente aquéllas que tengan una implicación de género, sexual, racial o xenófoba, o se realicen contra el alumnado más vulnerable por sus características personales, sociales o educativas:

3. La suplantación de personalidad en actos de la vida docente y la falsificación o sustracción de documentos y material académico:

4. Deterioro grave, causado intencionadamente, de las dependencias del centro, de su material o de los objetos y las pertenencias de los demás miembros de la comunidad educativa.

5. Las actuaciones y las incitaciones a actuaciones perjudiciales para la salud y la integridad personal de los miembros de la comunidad educativa del centro.

6.La reiteración en la comisión de conductas contrarias a las normas de convivencia en el centro.

 

PROCEDIMIENTOS DE ACTUACIÓN ANTE SITUACIONES DE CONFLICTO


PROTOCOLO DE ACTUACIÓN DE LOS PROFESORES PARA LA APLICACIÓN DE MEDIDAS DISCIPLINARIAS ESTABLECIDO A PARTIR DEL DECRETO DE 17 DE MAYO (BOCYL DE 23 DE MAYO)

Ámbito de las conductas a corregir (Art. 31)

La facultad de llevar a cabo actuaciones correctoras sobre las conductas perturbadoras de la convivencia se extenderá a las ocurridas dentro del recinto escolar en horario lectivo, durante la realización de actividades complementarias o extraescolares y transporte escolar.

También podrán llevarse a cabo actuaciones correctoras en relación con aquellas conductas de los alumnos que, aunque se realicen fuera del recinto escolar, estén directa o indirectamente relacionadas con la vida escolar y afecten a algún miembro de la comunidad educativa. Todo ello sin perjuicio de la obligación de poner en conocimiento de las autoridades competentes dichas conductas y de que pudieran ser sancionadas por otros órganos o administraciones, en el ámbito de sus respectivas competencias.

Tipificación de las conductas

En el apartado B de este Reglamento han quedado tipificadas y concretadas las conductas que afectan a la convivencia del centro como:

Damos cabida, también, a las conductas leves, no tipificadas en el decreto:

Pueden ser aquellas conductas tipificadas como contrarias a las normas de convivencia que, por no mostrarse hasta ese momento reiterativas, se considera suficiente para su corrección la aplicación de una actuación inmediata por parte del profesor, y que quedarán registradas por el tutor para llevar un control de las mismas.

 

Circunstancias atenuantes o agravantes de estas conductas (Art. 32)

1. A efectos de la gradación de las medidas de corrección y de las sanciones, se consideran circunstancias que atenúan la responsabilidad:

a) El reconocimiento espontáneo de la conducta, así como la petición de excusas y la reparación espontánea del daño producido ya sea físico o moral.

b) La falta de intencionalidad.

c) El carácter ocasional de la conducta.

d) El supuesto previsto en el artículo 44.4.( Cuando no se pueda llegar a un acuerdo, o no pueda llevarse a cabo una vez alcanzado, por causas ajenas al alumno infractor o por negativa expresa del alumno perjudicado, esta circunstancia deberá ser tenida en cuenta como atenuante de la responsabilidad)

e) Otras circunstancias de carácter personal que puedan incidir en su conducta.

2. A los mismos efectos, se consideran circunstancias que agravan la responsabilidad:

a) La premeditación.

b) La reiteración.

c) La incitación o estímulo a la actuación individual o colectiva lesiva de los derechos de los demás miembros de la comunidad educativa.

d) La alarma social causada por las conductas perturbadoras de la convivencia, con especial atención a aquellos actos que presenten características de acoso o intimidación a otro alumno.

e) La gravedad de los perjuicios causados al centro o a cualquiera de los integrantes de la comunidad educativa.

f) La publicidad o jactancia de conductas perturbadoras de la convivencia a través de aparatos electrónicos u otros medios.

3. En el caso de que concurran circunstancias atenuantes y agravantes ambas podrán compensarse.

4. Cuando la reiteración se refiera a la conducta especificada en el artículo 37.1.c, las medidas a llevar a cabo sobre dicha conducta deberán contemplar la existencia, en su caso, de programas específicos de actuación sobre las mismas.

 

Competencias de los profesores

En primer lugar es obligación del profesor registrar las faltas de asistencia y los retrasos de los alumnos en el programa IES fácil.

Si un alumno se retrasa de forma habitual, el profesor debe aplicar alguna de las siguientes medidas con la finalidad de que cese en esa conducta:

Por otra parte, en cuanto observe en un alumno cualquiera de las conductas tipificadas deberá, en primer lugar, adoptar una de las actuaciones inmediatas que se recogen el artículo 35,2 del Decreto, la que él considere más apropiada, y poner la situación en conocimiento de sus padres mediante una nota en la agenda del alumno. Las medidas aplicables son:

a) Amonestación pública o privada.

b) Exigencia de petición pública o privada de disculpas.

c) Suspensión del derecho a permanecer en el lugar donde se esté llevando a cabo la actividad durante el tiempo que estime el profesor. La suspensión de este derecho queda regulada de la siguiente manera:


d) Realización de trabajos específicos en períodos de recreo u horario no lectivo, en este caso con permanencia o no en el centro.

e) Requerir al alumno la entrega de un teléfono móvil o cualquier otro aparato electrónico que haya sido indebidamente utilizado. El profesor lo entregará al Jefe de Estudios con un parte de incidencia.

En sus actuaciones tendrá que tener presente que (Art. 30):

 

Los alumnos no pueden ser privados del ejercicio de su derecho a la educación y, en el caso de la educación obligatoria, de su derecho a la escolaridad.

En ningún caso se llevarán a cabo correcciones que menoscaben la integridad física o la dignidad personal del alumno.

Las correcciones que sea preciso aplicar tendrán carácter educativo.

Las correcciones deberán guardar la adecuada proporcionalidad con la naturaleza de las conductas perturbadoras y deberán contribuir a mantener y mejorar el proceso educativo del alumno.

En las correcciones deberá tenerse en cuenta el nivel académico y la edad del alumno, así como las circunstancias personales, familiares o sociales que puedan haber incidido en la aparición de la conducta perturbadora.

En todos los casos, el profesor pondrá en conocimiento del tutor (art. 36,2, y 24, 3), mediante la cumplimentación de un parte de incidencias, la conducta del alumno (tipificándola e indicando posibles atenuantes o agravantes) y la actuación aplicada. También le entregará una copia al alumno para que se la devuelva firmada por sus padres en un plazo máximo de dos días.

 

En el caso de que la conducta se tipifique como conducta contraria a las normas de convivencia el profesor pondrá también en conocimiento de la situación a la Jefatura de Estudios (art. 36, 2). En este caso el parte de incidencias será entregado al Jefe de Estudios y una copia del mismo al tutor.

 

En el caso de que la conducta se tipifique como falta, el profesor pondrá también en conocimiento de la situación al Director (art. 50,2). En este caso el parte de incidencias será entregado al Director y una copia del mismo al tutor.

 

En todo momento el profesor podrá promover actuaciones de mediación y/o procesos de acuerdo reeducativo (Art., 41 1, y 2 e).